Arbolado Urbano: Buscan recuperar especies autóctonas

Arbolado Urbano: Buscan recuperar especies autóctonas Y este año la idea es plantar 3000.
Desde la municipalidad exista una voluntad de recuperar especies que son autóctonas de Yerba Buena que no son comerciales como el horco cebil, el hoco molle, el ibirá pitá, el lapachillo, planean colocarlos en lugares estratégicos. 
Hernán Macedo, Secretario de Servicios Públicos y Medio Ambiente, expuso la situación de Yerba Buena con respecto al arbolado Urbano y los proyectos previstos para este año.
Macedo recordó que hace tres años EDET hizo un censo de arbolado urbano, en colaboración con el municipio y reveló que en la ciudad había casi 300 árboles muertos en pie, que significaban un peligro  para la ciudad. En este sentido, expuso que en ese momento el municipio no los extrajo.
“Nos gustaría poder reemplazar, porque tenemos que adquirir una educación en cuestiones de arbolado. Es una discusión que hay que darla, para eso estamos en contacto con ONG afines al tema, nos apoyamos en la Facultad de Ciencias Naturales, la Fundación Pro Yungas, la Facultad de Agronomía. El que piensa que por plantar un árbol está haciendo un bien, tiene primero que interiorizarse sobre cuáles son las especies que convienen más en el lugar donde se la planta”.
Además, agregó que “en el año 2016, nosotros hemos tomado la decisión de extraer no más de 20 árboles, entre enfermos y algunos que no estaban en condiciones. En cambio, plantamos 1700 árboles, nunca se dio que en un año se plante esa cantidad. Y este año la idea es plantar 3000 especies”. 
Por otro lado se refirió a los contextos en los que un árbol puede ser peligroso “Las circunstancias son muchas, algunas son estructurales del propio árbol que fue dañado, lastimado, y se secó y se puede caer. O bien, si se trata de un árbol que no es propio del arbolado urbano, su estabilidad está comprometida. El árbol crece con las posibilidades que tiene, pero cuando se empieza a construir cloacas y se pone cemento alrededor, cañerías, etc., compromete mucho el crecimiento del árbol. Normalmente tratamos de identificar los que tienen daño estructural”. 
También destacó  que aquellos árboles que están adentro de la propiedad privada, le corresponden podar al vecino y cuando está afuera de la misma, le corresponde a la municipalidad. 
Pr último se refirió al cuidado y preservación del pedemonte “puntualmente, en Yerba Buena, nosotros teníamos hace 40 años, explotación agrícola, por lo que no teníamos árboles, sino plantaciones. Al crearse el Parque Sierra de San Javier, se protegieron muchas hectáreas. Entonces se podría decir que, en cuanto a follaje, estamos mucho mejor que hace 40 años. Pero hay que tomarlo al pedemonte como un todo. No se termina en el Parque Sierra de San Javier, y todo tiene que ver, una inundación que repercute en Yerba Buena, quizás tiene su origen mucho más arriba.
A través de la ley del pedemonte, que el intendente firmó un decreto donde prohibió todo tipo de emprendimiento cautelarmente, hasta escuchar a la gente que realmente sabe sobre eso. Y ya hay  una idea dándole espacio para que opine la facultad de agronomía, el bosque modelo, y ya hay una resolución, y vamos hacia todo lo que es el cuidado y preservación de todo lo que existe en el pedemonte. Vamos a ser vanguardia en este tipo de decisiones y esperamos que nos acompañen en san pablo, Tafi Viejo y demás”.

Desde la municipalidad existe la voluntad de recuperar especies que son autóctonas de Yerba Buena que no son comerciales como el Horco Cebil, el Hoco Molle, el Ibirá Pitá, el Lapachillo.  En este marco, el objetivo es plantar 3000 ejemplares en este año en lugares estratégicos.

Hernán Macedo, Secretario de Servicios Públicos y Medio Ambiente, expuso la situación de Yerba Buena con respecto al arbolado Urbano y los proyectos previstos para este año.

Recordó que hace tres años EDET hizo un censo de arbolado urbano, en colaboración con el municipio y reveló que en la ciudad había casi 300 árboles muertos en pie, que significaban un peligro  para la ciudad. En este sentido, expuso que en ese momento el municipio no los extrajo.“Nos gustaría poder reemplazar, porque tenemos que adquirir una educación en cuestiones de arbolado. Es una discusión que hay que darla, para eso estamos en contacto con ONG afines al tema, nos apoyamos en la Facultad de Ciencias Naturales, la Fundación Pro Yungas, la Facultad de Agronomía. El que piensa que por plantar un árbol está haciendo un bien, tiene primero que interiorizarse sobre cuáles son las especies que convienen más en el lugar donde se la planta”.

Además, agregó que “en el año 2016, nosotros hemos tomado la decisión de extraer no más de 20 árboles, entre enfermos y algunos que no estaban en condiciones. En cambio, plantamos 1700 árboles, nunca se dio que en un año se plante esa cantidad. Y este año la idea es plantar 3000 especies”.

Por otro lado se refirió a los contextos en los que un árbol puede ser peligroso “las circunstancias son muchas, algunas son estructurales del propio árbol que fue dañado, lastimado, y se secó y se puede caer. O bien, si se trata de un árbol que no es propio del arbolado urbano, su estabilidad está comprometida. El árbol crece con las posibilidades que tiene, pero cuando se empieza a construir cloacas y se pone cemento alrededor, cañerías, etc., compromete mucho el crecimiento del árbol. Normalmente tratamos de identificar los que tienen daño estructural”. 

También destacó  que aquellos árboles que están adentro de la propiedad privada, le corresponden podar al vecino y cuando está afuera de la misma, le corresponde a la municipalidad.

Por último se refirió al cuidado y preservación del pedemonte “puntualmente, en Yerba Buena, nosotros teníamos hace 40 años, explotación agrícola, por lo que no teníamos árboles, sino plantaciones. Al crearse el Parque Sierra de San Javier, se protegieron muchas hectáreas. Entonces se podría decir que, en cuanto a follaje, estamos mucho mejor que hace 40 años. Pero hay que tomarlo al pedemonte como un todo. No se termina en el Parque Sierra de San Javier, y todo tiene que ver, una inundación que repercute en Yerba Buena, quizás tiene su origen mucho más arriba».

A través de la ley del pedemonte, que el intendente firmó un decreto donde prohibió todo tipo de emprendimiento de manera preventiva, hasta escuchar a la gente especializada en el tema. «Ya hay  una idea dándole espacio para que opine la facultad de agronomía, el bosque modelo, y ya hay una resolución, y vamos hacia todo lo que es el cuidado y preservación de todo lo que existe en el pedemonte. Vamos a ser vanguardia en este tipo de decisiones y esperamos que nos acompañen en san pablo, Tafi Viejo y demás”.

Artículos Relacionados

Política argentina: ¿Qué carajo está pasando?

Un segundo batacazo en este inusual año de elecciones y sus inminente consecuencias nos da para pensar qué carajo está pasando en el plano político nacional. Cómo explicamos el arrebato electoral de Milei en las PASO, cómo explicamos la remontada de Massa y cómo se puede comprender la humillante derrota y debacle de Juntos por el Cambio. 

“Siento una inmensa felicidad”: Pablo Macchiarola, nuevo intendente de Yerba Buena

El flamante jefe municipal prestó juramento ante el gobernador de la Provincia, el contador Osvaldo Jaldo.

Yerba Buena figura entre las ciudades más hospitalarias de Argentina

Se trata de un estudio del reconocido sitio turístico Booking.

Últimas Noticias